Ejercicio1 Laboratorio Ciudadano


#1

Desde hace muchos años, he estado involucrado en el voluntariado en mi comunidad, participando en agrupaciones deportivas, culturales y comunales y he notado como con el correr de los años, se va perdiendo en las personas, en especial en las nuevas generaciones, ese sentido de pertenencia y los valores asociativos y de colaboración.

También he tenido la oportunidad de servir en cargos políticos de elección popular que me han permitido conocer en detalle, el ejercicio y la responsabilidad de un Gobierno Local para con los ciudadanos de su comunidad.

Eso conlleva en el ejercicio público la responsabilidad de velar y responder por el adecuado uso transparente de los recursos públicos, sino que además de la eficiencia en cuanto a su aplicación para mejorar la calidad de vida de las personas que nos concedieron tal honor.
Como se comprenderá, el ejercicio responsable de la función pública implica, transparencia, responsabilidad, honradez, esfuerzo, dedicación y un alto sentido y equilibrio de las acciones por el bien común.

Ahora bien, debo reconocer, que, en mi comunidad, como en muchas en todo el mundo, a veces las cosas no se llevan ni eficiente ni eficaz como debería ser, y a eso, se le debe sumar un poco de ausencia en la trasparencia que los cargos demandan, lo que me ha llevado en lo personal a ejercer una actitud crítica de denuncia y concientización por medio de blogs y pensando en la forma de como unir esfuerzos, para que, de manera interdisciplinaria, se pueda establecer una “Auditoria Ciudadana”, reuniendo personas que de forma objetiva, nos dedicamos a evaluar el accionar tanto al Gobierno Local, como a muchas otras instancias públicas, en el campo de la salud, educación, financieras, culturales, entre otros, y propongamos a la vez, soluciones y presentemos propuestas de mejora.

En ese, sentido, me atreví a presentar mi solicitud para este especial curso, pensando que podría darme la luz, para llevar a cabo, lo que tanto he añorado. No obstante, encuentro, un enfoque diferente al que tenía pensado, que me agrada y me llena de esperanza, porque creo, amplia aún más las posibilidades de reunir voluntades, para que, de una manera constructiva, se propongan soluciones a los problemas que experimentan en sus barrios, cantones y hasta en sus propias organizaciones civiles y comunitarias.

En lo personal, creo que la experiencia de participar en este taller de “Laboratorio Ciudadano” me reforzará y me dará herramientas y apoyos, para mejorar mi labor de gestor cultural, en el que incursionó desde hace más de dos décadas y la posibilidad de establecer redes de apoyo en el ámbito nacional e internacional, en procura de unir esfuerzos y voluntades para que los proyectos que se gestionan en la organización a la que pertenezco crezcan y sean sostenibles.

Como lo exprese, espero, que esta oportunidad que me brindan, sea un elemento motivacional y de apoyo para continuar contribuyendo con mi comunidad en el ámbito cultural, ambiental y comunal en procura de mejor calidad de vida y más y mejores ciudadanos.

Juan Carlos Murillo Sánchez.